A la hora de vender tu producto o servicio y de atraer más y mejores clientes es necesario definir tu cliente ideal. El cliente ideal son personas reales que están dispuestos a invertir en la compra de tu producto o servicio porque le resuelve un problema o necesidad. Es un tipo de perfil de persona que, si lo defines correctamente, puede contribuir de forma notable al crecimiento de tu negocio.

El cliente ideal, también conocido en el ámbito del marketing como buyer persona, debe quedar claramente definido para saber a quién dirigir tus campañas y a qué tipo de consumidor tratarás de seducir a través de tus ofertas y promociones tanto en redes sociales como en campañas de marketing tradicionales.

¿Qué es el cliente ideal?

El cliente ideal es un concepto que engloba al tipo de cliente que se ajusta a la oferta de productos y servicios de tu negocio. Si tienes una tienda de sillas de ruedas a motor, tu público objetivo son personas que necesitan este tipo de dispositivos para sus desplazamientos diarios, por ejemplo.

¿Por qué es importante conocer el perfil del cliente?

Definir al cliente ideal es esencial, puesto que será el tipo de cliente más fiel a tu negocio y terminará repitiendo su compra con mucha probabilidad. Por tanto, si te preguntas cómo hacer un perfil de cliente, es fundamental tener en cuenta que se trata del tipo de persona que tiene unas características o necesidades concretas que tu oferta de productos o servicios puede resolver.

Características del cliente ideal

Las características que debe reunir el cliente ideal y que debes saber para responder a la pregunta de cómo crear el perfil de mi cliente ideal son las siguientes:

  1. Tiene un problema o reto que tu oferta puede resolver

    El cliente ideal tiene un problema o necesidad que resolver y tu empresa tiene el servicio o el producto que le puede ayudar a conseguir su objetivo. No es un cliente al que tengas que convencer de que necesita tu producto, ya que se encuentra convencido de que lo necesita.

  2. Comparte valores con tu empresa

    El cliente ideal se identifica con los valores de la empresa e intenta adquirir productos y servicios en empresas que sigan su misma escala de prioridades sociales, económicas o medioambientales.

  3. Cuenta con los recursos para invertir en tus soluciones

    El cliente objetivo es un perfil de cliente que tiene los recursos económicos suficientes para invertir en tu producto o servicio. De esta forma dedicarás tus esfuerzos a estos clientes dejando a un lado a quienes no están dispuestos a invertir en tu solución.

  4. Es quien toma las decisiones de compra

    El cliente ideal tiene la capacidad de tomar decisiones de compra o tiene, como mínimo, una gran influencia o impacto en la decisión de compra.

  5. Tiene hábitos y preferencias identificables

    El cliente ideal te permite obtener información acerca de su comportamiento de compra, que suele ser predecible en función de sus hábitos e intereses manifiestos.

¿Cómo definir el perfil de tu cliente ideal?

En nuestra investigación comenzaremos por los datos más básicos:

  1. Datos demográficos

    Hablamos de factores esenciales como la edad media del potencial cliente, su género, su localización, el nivel de ingresos medio o el nivel educativo que tiene. De esta forma, será más fácil localizarlo y dirigirse a él.

  2. Preferencias y hábitos

    Hay que definir qué tipo de pasiones o aficiones tiene el cliente objetivo. Hablamos de intereses, pasatiempos, revistas o blogs que lee, libros favoritos, deportes que practica, sus destinos turísticos favoritos o qué tipo de problemáticas sociales le afecta más.

  3. Hábitos sociales

    Hay que definir qué uso debe hacer de las redes sociales y cuáles de ellas son sus preferencias (Twitter, Instagram, Facebook, LinkedIn…) y además definir una frecuencia media de uso de cada una de ellas.

  4. Factores psicológicos

    Hablamos de los deseos del comprador ideal, sus objetivos vitales, qué ambiciones personales o profesionales tiene, cuáles son sus mayores preocupaciones o qué le produce reacciones como miedo o felicidad. Esto es esencial para averiguar cómo le haría sentir el hecho de comprar tu producto o servicio.

Crear el avatar de cliente ideal

El avatar del cliente ideal no es una persona específica, sino una persona ficticia que reúne las características de muchas personas reales que deseamos que se conviertan en el cliente ideal de la empresa. Este avatar debe reunir los puntos principales de tu cliente ideal con el objetivo de parecerse lo máximo posible a un individuo.

Ejemplo de avatar de cliente ideal

“David tiene 25 años y trabaja en una tienda de ropa. Es aficionado a la moda y quiere aprender todo lo posible acerca de ello. Tiene la idea de crear su propio e-commerce de ropa con su firma, pero no tiene claro por dónde empezar. David trabaja a jornada completa y vive con su pareja. En sus ratos libres, le encanta hacer escapadas de fin de semana”. Este puede ser el cliente objetivo de una empresa que ofrezca servicios de posicionamiento web y SEO.

Con esta descripción hacemos referencia a datos demográficos, a aficiones, sueños, aspiraciones y al modo de vida del cliente objetivo. De esta forma, la empresa va a tener mucho más claro cómo, por dónde y a quién dirigir sus esfuerzos de marketing.